Temblores Menores Sonajero Japón y Perú


Un terremoto de última hora de la tarde azotó la isla de Okinawa, en el sur de Japón, a unas 900 millas (1.400 kilómetros) de Tokio, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). Aproximadamente una hora y media después, el USGS también informa que un terremoto sacudió Perú, a 450 millas (725 kilómetros) al sureste de Lima. Don Blake

Un terremoto de última hora de la tarde azotó la isla de Okinawa, en el sur de Japón, a unas 900 millas (1.400 kilómetros) de Tokio, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). Aproximadamente una hora y media después, el USGS también informa que un terremoto sacudió Perú, a 450 millas (725 kilómetros) al sureste de Lima.

Don Blakeman, un analista de terremotos en el USGS, dijo a ScientificAmerican.com que los dos temblores de la Cuenca del Pacífico probablemente no estén relacionados. "Realmente no vemos evidencia de que uno dispare al otro a esas distancias", explica.

El temblor japonés midió un 6.0 en la escala de Richter y llegó a las 4:42 hora local 100 millas (165 kilómetros) al noreste de Naha, la capital de Okinawa. No hubo denuncias de víctimas ni heridos. Este es el tercer terremoto que ha golpeado el país desde el 7 de mayo, cuando un temblor de magnitud 6.8 golpeó la isla más grande de Japón, Honshu; seis personas fueron "levemente heridas", según el USGS. Honshu fue sacudido nuevamente el 14 de junio, esta vez con un temblor de magnitud 6.9 que mató al menos a 12 personas.

El temblor peruano midió magnitud 6.2 y llegó a las 4:13 am hora local cerca de la ciudad andina de Chuquibamba, a unas 150 millas (240 kilómetros) de la frontera de Perú con Bolivia y Chile. Según los funcionarios, hubo una víctima: un hombre de 93 años murió cuando una pared en su casa se derrumbó sobre él. El terremoto azotó el país menos de un año después de que un temblor de magnitud 7.9 arrasara la provincia costera de Pisco, aproximadamente 165 millas (265 kilómetros) al sur de Lima, matando a más de 500 personas e hiriendo a al menos 1.000.

Según el USGS, el temblor de hoy en Perú fue más de 40 millas (65 kilómetros) bajo tierra. Los terremotos poco profundos, como el mortal que azotó la provincia china de Sichuan en mayo, tienden a causar más daños que los más profundos cerca de sus epicentros.

Los terremotos se inician con la liberación de energía almacenada en rocas agrupadas alrededor de una falla, que separa las masas de la corteza terrestre conocidas como placas tectónicas. Estas rocas se mantienen en su lugar por la fricción. A medida que pasa el tiempo, el movimiento de las placas hace que las rocas alrededor de la falla se doblen y se estiren. Esto hace que las rocas actúen como resortes comprimidos, almacenando energía hasta que la fricción a través de la falla ya no sea capaz de retenerlos, y se forma una grieta en la falla cuando comienza a resbalar. Esto libera parte de la energía acumulada, parte de la cual crea las ondas sísmicas que viajan a la superficie y causan daños.

Los terremotos se detienen cuando no hay suficiente energía para mantenerlos en marcha. La energía liberada por la falla deslizante debe ser lo suficientemente sustancial como para romper la fricción que mantiene a las rocas en su lugar. En algunos casos, en lugar de resbalar, los dos lados a lo largo de una falla frotan entre sí, lo que puede causar un terremoto destructivo de alta velocidad.

Aunque la escala de Richter no tiene un límite superior, los terremotos más devastadores tienen magnitudes de 8.0 o más en su sistema de clasificación numérica. Los temblores moderados se registran a una magnitud de 4.5 o más, mientras que los de 2.0 o menos se denominan generalmente "micro terremotos", según el USGS. El sismólogo estadounidense Charles Richter (1891 a 1989) desarrolló la escala del mismo nombre en 1935 para cuantificar la magnitud o la fuerza del terremoto.

Los terremotos a menudo provocan otros terremotos, además de solo réplicas. Y los terremotos de gran magnitud pueden causar temblores más pequeños a miles de millas (kilómetros) de donde golpean. Del mismo modo, los temblores imperceptibles, también llamados "terremotos silenciosos", pueden ocasionalmente desencadenar una cadena de eventos que provoquen tsunamis o temblores más grandes. Aun sabiendo los riesgos que siguen a cualquier tipo de incidencia sísmica, los científicos continúan teniendo dificultades para predecir cuándo ocurrirán tales desastres naturales.

Lee esto siguiente