¡Feliz año polar internacional!


El hielo marino guía a los cazadores en su búsqueda anual de sustento, brindando acceso a los cotos de caza y refugio de las tormentas. El proyecto de Conocimiento y Uso del Hielo Marítimo (SIKU, por sus siglas en inglés) apunta a registrar parte de esta información como el hielo marino que los cazadores han experimentado cambios ante sus ojos. &qu

El hielo marino guía a los cazadores en su búsqueda anual de sustento, brindando acceso a los cotos de caza y refugio de las tormentas. El proyecto de Conocimiento y Uso del Hielo Marítimo (SIKU, por sus siglas en inglés) apunta a registrar parte de esta información como el hielo marino que los cazadores han experimentado cambios ante sus ojos. "El hielo marino se convierte casi en una extensión de su tierra", dice Claudio Aporta, antropólogo de la Universidad de Carleton en Ottawa. "Sus registros de esos campos han estado allí año tras año durante al menos 200 años de historia escrita".

Al mapear las condiciones actuales con la ayuda de los cazadores Inuit, así como compilando los mapas del pasado basados ​​en las historias orales y los recuerdos de los ancianos, los investigadores esperan capturar la comprensión especial de los Inuit sobre el hielo marino. Al combinar eso con herramientas modernas como el Sistema de posicionamiento global y la detección remota, se puede obtener una comprensión más profunda de la naturaleza fundamental del hielo a medida que cambia. Y tal vez las lecciones aprendidas pueden ayudar a los inuit a cambio. "Los patrones de congelación y separación del hielo marino están cambiando", dice Aporta. "Tienen que adaptarse".

Estos son los años polares

Los polos se encuentran en la primera línea del cambio climático: derretimiento del hielo, deshielo del permafrost, temperaturas más cálidas, pero también están a la vanguardia de los patrones climáticos, la circulación oceánica mundial y la cadena alimentaria marina. Por ejemplo, la corriente que rodea la Antártida distribuye agua fría en todo el mundo, influyendo en las corrientes regionales y el clima regional, mientras que el kril que crece bajo las plataformas de hielo de la Antártida alimenta animales tan grandes como la ballena azul.

El API ampliará el conocimiento científico de los polos y dejará un legado de proyectos en curso para continuar nuestra comprensión hacia el futuro indefinido. También tendrá impactos humanos, desde mejorar la predicción del clima hasta ayudar a evaluar la salud de quienes viven en el Ártico. Y proporcionará una instantánea de una región que enfrenta una transformación sin precedentes. Como dice Carlson de IPY: "Parece que estamos ante un sistema de cambio urgente".